Como toda mamá, deseamos que nuestro bebé esté siempre impecable, pero ensucia más ropa de la que podemos lavar por día y las manchas son muy difíciles de quitar.

Aquí unos consejos:

 

  • La ropa del bebé puede ser lavada a mano o en lavadora, puede centrifugarse sin inconvenientes e incluso secarla al sol.
  • Se aconseja lavar la ropa del bebé separada de la ropa de adultos durante los primeros 6 meses.
  • Antes de meter las prendas del bebé a la lavadora, hay que quitarles las manchas. Para eso lo mejor es dejarlas en remojo en agua tibia con jabón, frotar la mancha, dejar unos minutos más en remojo y luego meter en la lavadora. Lo ideal es eliminar las manchas de la ropa apenas se hayan producido, así evitaremos que se fijen.
  • lava la ropa del bebé recién comprada, ya que toda la manipulación que ha sufrido hasta llegar al hogar puede provocar alergias al recién nacido, además de contener muchos microbios.
  • El jabón debe ser específico para ropa delicada y no debe contener ácido ni componentes que puedan causar alergias en la piel del bebé. Tampoco es conveniente utilizar blanqueadores, suavizantes o lejías.
  • Enjuagar muy bien para eliminar todo rastro de jabón. Si es necesario, hacer un doble enjuague y de preferencia secar al sol.