Bañar a un bebé puede ser una de las actividades más estresantes para una mamá primeriza, vienen a la mente tantas dudas que ponen los nervios de punta,

¿qué si en bañera o regadera? ¿Bañarlo de día o de noche? ¿A qué temperatura debe estar el agua? ¿Qué productos usar y cuales no? ¿Con qué frecuencia hacerlo? Sólo por nombrar algunas, pero calma, respira hondo, la mejor forma de hacerlo es a tú manera, así es, diseña tu propio método de acuerdo a tus posibilidades y habilidades, pero debes tener muy en cuenta que la prioridad es la seguridad y el bienestar de tu bebé.

 

Aquí te dejo unos consejos de mamá experta:

 

  • Para un bebé recién nacido se aconseja hacerlo en bañera, hay quien usa el fregadero, o lavabo del baño, lo que decidas considera que tanto tú estés cómoda (no hacer malabares y tu espalda te lo agradecerá) y el bebé seguro
  • Coloca una toalla en el fondo de la bañera para evitar que el bebé resbale
  • La temperatura no debe ser ni muy caliente ni fría puedes medir con tu codo y llenar la tina como máximo un poco menos de la mitad
  • Hazlo en un lugar donde no haya corrientes de aire ni cambios bruscos de temperatura
  • Muy importante tener todo a la mano, el jabón, la esponja y la toalla para secarlo
  • Usar productos exclusivamente para la delicada piel de tu bebé como el jabón Naturalis baby que tiene ph neutro, hipoalergénico y aroma suave
  • Una vez bañado, en el cambiador o cama, ten ya listo todo lo que usarás para vestirlo: ropita, pañal, crema, pomada, etc.

 

Conforme va creciendo tu bebé también te vas adaptando tú, lo importante es hacerlo de forma segura, cuidando el bienestar de tu bebé y ten en cuenta que la hora del baño es un excelente momento para fortalecer ese vínculo entre mamá y bebé, usa música y juguetes para que sea toda una experiencia.