La piel actúa como barrera protectora frente al medio ambiente, regula la temperatura corporal y se encarga de recibir estímulos externos.

Para que siga cumpliendo con estas funciones y se conserve sana es indispensable mantenerla limpia, ya que cuando su superficie se ensucia y facilita el desarrollo de microorganismos que pueden ocasionar infecciones y en enfermedades.

Debido a esta necesidad de higiene personal, es que el hombre creó el jabón como una forma de eliminar la suciedad de la piel sin afectarla o irritarla.

¿Qué es el jabón?

El jabón es un elemento de higiene, originado de una combinación química entre un componente graso y un alcalino,  esto produce un enlace con las partículas del agua y la suciedad de forma que las atrae y logra sacarlas del elemento a higienizar. Una de las principales características es que debe tener un pH parecido al de la piel para evitar la irritación de la misma, y tener componentes biodegradables para contribuir a la no contaminación del agua, existen diferentes presentaciones de jabón: en barra, líquido y polvo, este producto cosmético debe cumplir con las siguientes características:

  •     Limpiar sin dañar la piel.
  •     No deshacerse al entrar en contacto con el agua.
  •     No perder ni modificar su aroma.

El jabón de Barra es el más común en los hogares, tienen como ventaja su fácil manipulación, eficiencia y costo, pero es necesario colocarlos en jaboneras que permitan el escurrimiento del agua para que permanezca seca y libre de bacterias y hongos.

Hay diferentes tipos de jabón según sus componentes y su uso:

  • Medicados: Contienen ingredientes antibacterianos o antisépticos, los cuales previenen infecciones cutáneas como el acné o infecciones virales como la gripe e influenza.
  • Astringentes: Su fórmula incluye sustancias que eliminan el exceso de grasa y mantienen al cutis sin brillo.
  • Humectantes: Poseen elementos que permiten que la piel mantenga su nivel de humedad adecuado.
  • Neutros: Se distinguen por proporcionar alta protección a las pieles delicadas, infantiles y las propensas a alergias
  • Exfoliantes: Contienen diminutos gránulos que eliminan suciedad y células muertas. Su uso se recomienda una vez por semana
  • Perfumados: Aunque la mayoría de los jabones tiene fragancia, los que se ubican en esta categoría son aquellos que se incluyen en las líneas de baño con el fin de mantener la armonía entre fragancia, crema y desodorante.
  • Infantiles: De formulación neutra o suave, creados específicamente para su delicada piel.

 

Referencias:

http://www.tipos.co/tipos-de-jabon/#ixzz4t8gNKXjQ

http://www.saludymedicinas.com.mx/centros-de-salud/acne/temas-relacionados/jabones.html